Fotografiando aves en la Albufera

Sonó el teléfono un viernes por la tarde.

A través del hotel Alquería de Vilches, Albert y Bárbara se ponía en contacto con nosotros. Tenían previsto a pasar un fin de  semana en el entorno de la Albufera de Valencia y querían que les guiáramos por el Parque Natural para realizar fotografías a las distintas especies que se pueden observar aquí en esta época del año.

Tras comentar cuales eran sus expectativas e intereses, acordamos vernos el domingo a primera hora en el Racó de l’Olla, centro de interpretación del Parque, desde donde comenzaríamos una recorrido de media jornada por los distintos hábitats de este espacio natural.

El domingo amaneció un día luminoso pero con algo de viento al que tanto las aves como nosotros habríamos de enfrentarnos. Nos encontramos puntualmente a las 9,00 en el punto acordado. Tras las presentaciones y una breve observación desde el mirador de la Gola de Pujol, nos dirigimos sin perder tiempo a los observatorios de la zona de uso público del Racó con la esperanza de que Barbara pudiese obtener allí las primeras fotografías.

Durante casi una hora estuvimos disfrutado con la presencia de un gran bando de Cigüeñuelas acompañadas por otras limícolas como Archibebe oscuro, Aguja colinegra y Agachadiza común.  Además en la laguna se podían contemplar descansando tranquilamente algunos Tarros blancos, varias parejas de Ánade azulón y más de un centenar de Cercetas comunes.

Fotografías de Bárbara Lara

Zampullín común y Gallineta común completaban el cupo de aves acuáticas presentes, pero fueron sin duda un Águila calzada y varios Aguiluchos laguneros los que pusieron la emoción en esa primera parada ya que pudimos verlos realizar varias pasadas sobre la pequeña laguna alterando a todo el bando de limícolas, así como un fallido lance de caza de la primera.

De allí una breve parada en la torre mirador nos permitió añadir Porrón común, Pato colorado y Urraca a la lista de observaciones, aunque se encontraban demasiado lejos para entretenernos intentando fotografiarlos.

A partir de ese momento empleamos el tiempo en localizar aves por el arrozal obteniendo buenas fotografías de las especies de garzas que se encuentran en estos momentos en el humedal: Garza real, Garceta grande, Garceta común y Garcilla bueyera, además de numerosas gaviotas como Gaviota reidora, de Audouin, patiamarilla y sombría y los abundantes Cormoranes.

Pero sin duda fue el paso de 4 Cigüeñas negras en vuelo hacia el norte el hecho más destacado de esta parte del recorrido, aunque Bárbara disfrutaba más fotografiando a las esbeltas Garzas reales y a los grupos de Garcillas bueyeras que se soleaban al abrigo del viento.

Aprovechamos los entornos de los filtros verdes de los Tancats de Milia i l’Illa, ya que entrar en ellos resultaba imposible, para buscar e intentar fotografiar nuevas especies. Aparecieron Calamón, Andarríos grande y bastardo, Correlimos menudo y un buen número de paseriformes aunque se nos resistía uno de los objetivos de la jornada: el Morito.

Fotografías de Bárbara Lara y Virgilio Beltrán

Dejamos momentáneamente el arrozal para hacer una breve incursión en la playa a la altura de la Gola del Perellonet. Allí, además de una solitaria Gaviota cabecinegra, vimos un grupito de Charranes patinegros.  Después una breve visita al lago artificial de Pujol nos permitió observar a placer 2 nuevas especies: Zampullín cuellinegro y Somormujo lavanco y ya en la Devesa añadir Martinete a la lista de “capturas fotográficas”.

Fotografías de Bárbara Lara y Virgilio Beltrán

Pero no nos resistíamos a acabar el día sin que Bárbara pudiese hacer fotografías a una de las especies más interesantes del Parque Natural y que se nos había resistido toda la mañana.

Decidí, ya casi en “tiempo de descuento”, hacer un recorrido por la zona norte del parque donde, después de haber tenido la fortuna de localizar un grupo de Combatientes alimentándose junto a varios Correlimos y algún Andarríos grandes, vimos movimiento de aves que indicaba el lugar donde un tractor realizaba tareas de fangueo.
Y, … ¡Eureka!  Acompañado por una cohorte de cientos de aves de distintas especies de Gaviotas y Garzas estaba, en efecto, el tractor …  ¡y un numerosos bando de Moritos alimentándose en el fango!

Fotografías de Bárbara Lara y Virgilio Beltrán

Este magnífico espectáculo fue un brillante colofón a la jornada de la que esperamos que Albert y Barbara guarden un buen recuerdo.